Show simple item record

dc.contributor.advisorFontana, Juan
dc.contributor.authorDíaz Riganti, Lucía
dc.date.accessioned2015-07-08T17:54:38Z
dc.date.available2015-07-08T17:54:38Z
dc.date.issued2014
dc.identifier.urihttp://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/5626
dc.description.abstractHace algunos años me surgió la necesidad de explayarme por algún medio. Y no encontré mejor manera que agarrar un cuaderno y empezar a sumergirme en sus páginas en blanco. Comencé a escribirlo con prolijidad y con mesura, como si todavía me costara salirme de las estructuras. Pero conforme fui pasando sus páginas, comencé a sentirme más cómoda y empecé a escribir lo que quería sin miedo, garabatear, dibujar, pegar, hasta incluso, arruinar. Se volvió más que un pasatiempo: Una obsesión. Y así, no solo hice un cuaderno, si no muchos más. Hoy en día están guardados todos en mi biblioteca y de vez en cuando me gusta abrirlos, leerlos y decir: “¡Mirá lo que pensaba en ese momento!”. Me transportaban al pasado... Todos mis viajes, mis poemas de enamorada, mis cosas pegadas, desde entradas de festivales de rock hasta servilletas usadas. Y al verlos en la biblioteca, junto a mis otros libros, me di cuenta que más que cuadernos habían pasado a ser uno de ellos. Porque aquellas páginas contaban mis historias. Eran libros, que yo había escrito, que yo había intervenido, con los que había experimentado. De esta manera me di cuenta que como yo, muchas personas sienten la necesidad de expresar sus sentimientos y los sucesos cotidianos por escrito. Por eso se deciden a escribir un diario, que no es otra cosa más que un libro en el que se relatan todos aquellos acontecimientos que no queremos olvidar y las reflexiones más íntimas y personales que, quizás, no nos atrevemos a contarles a los demás. Muchas personas empiezan a escribir su diario con la fórmula “Querido diario”, ya que este no es solo un cuaderno sino que se convierte en un “amigo”, como cada cuaderno que tuve, en el que podemos confiar. Nos escuchará pacientemente, no descubrirá nuestros secretos si lo guardamos bien y no se enfadará si decidimos abandonarlo. Son amigos eternos, únicos y personales, donde dejamos nuestras huellas y que cuentan nuestras historias. Espero que disfruten de esta investigación tanto como yo disfruté haciéndola.es_ES
dc.language.isoeses_ES
dc.publisher.EditorUniversidad de Belgrano - Facultad de Arquitectura y Urbanismo - Licenciatura en Diseño Gráficoes_ES
dc.relation.ispartofseriesLas tesinas de Belgrano;N° 667
dc.relation.urifile:///C:/Documents%20and%20Settings/UBUsuario/Mis%20documentos/Downloads/667_DiazRiganti.pdfes_ES
dc.subjectDiseño gráficoes_ES
dc.subjectDiseño de libroses_ES
dc.subjectEdiciónes_ES
dc.subjectPrograma de diseñoes_ES
dc.subjectDieter Rothes_ES
dc.subjectTintha Stationeryes_ES
dc.subjectPaul Johnsones_ES
dc.subjectArte y diseñoes_ES
dc.subjectgraphic designes_ES
dc.subjectBooks designes_ES
dc.subjectEditiones_ES
dc.subjectprogram designes_ES
dc.subjectart and Designes_ES
dc.subjectDieter Rothes_ES
dc.subjectTintha Stationeryes_ES
dc.subjectPaul Johnsones_ES
dc.titleCuadernos que cuentan historiases_ES
dc.typeThesises_ES


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record